Estación de Canfranc

La Estación de Canfranc es uno de los lugares más emblemáticos de la localidad de Canfranc-Estación, situada en la provincia de Huesca, en la comunidad autónoma de Aragón, España. Inaugurada en 1928, fue el resultado de una colaboración entre España y Francia, siendo la estación ferroviaria más grande de Europa y un punto de referencia para la historia del transporte ferroviario.

En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la Estación de Canfranc y por qué deberías visitarla en tu próximo viaje a la zona.

La historia de la Estación de Canfranc es muy interesante. Fue construida durante la dictadura de Primo de Rivera para conectar la península ibérica con el resto de Europa a través de los Pirineos. Desde entonces, la Estación de Canfranc ha sido testigo de muchos acontecimientos históricos, entre los que se encuentran el tráfico de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, la llegada de miles de exiliados españoles después de la Guerra Civil y la modernización del transporte ferroviario en Europa.

La Estación Internacional de Canfranc es una majestuosa obra arquitectónica que se encuentra catalogada como bien de interés cultural. Cuenta con 150 puertas de acceso, 241 metros de longitud y alrededor de 350 ventanas, características que se justificaban para cubrir todas las necesidades de una aduana internacional. El edificio es impresionante, tanto por sus dimensiones como por su arquitectura, que combina diferentes estilos, desde el gótico al art déco.

Un dato curioso de la Estación de Canfranc es que, al representar el paso fronterizo entre España y Francia, la mitad del edificio pertenecía a Francia (norte) y la otra mitad a España (Sur). Por lo que a pesar de estar en suelo español, se cumplía el principio de extraterritorialidad para el cumplimiento de las funciones aduanales.

Actualmente, se puede acceder al edificio de la Estación de Canfranc al lobby, puesto que el mismo se encuentra el Canfranc Estación, a Royal Hideaway Hotel. Asimismo, se pueden reservar visitas guiadas por el exterior de la estación gracias a la oficina de Turismo de Canfranc. En estas visitas, los turistas pueden conocer la historia y los detalles arquitectónicos de la estación, así como admirar las vistas panorámicas que ofrece la zona.

Además, la Estación de Canfranc es un punto de partida ideal para explorar el Pirineo Aragonés. Desde aquí, se pueden hacer excursiones por la montaña, visitar otros pueblos de la zona, hacer rutas en bicicleta y disfrutar de una amplia variedad de deportes de aventura. En invierno, la estación de esquí de Candanchú, una de las más antiguas de España, y la estación de esqui de Astún están a solo unos kilómetros de distancia.

En conclusión, la Estación de Canfranc es una visita obligada para todos aquellos que visiten la localidad de Canfranc-Estación. Su historia y su arquitectura la hacen única y sus vistas panorámicas son espectaculares.

Para conocer más sobre las actividades y servicios que el Valle de Canfranc tiene para ofrecer, te invitamos a leer toda nuestra guía, donde encontrarás información detallada sobre las actividades que puedes realizar en esta hermosa localidad. ¡No te lo pierdas!

Puede que te interese…